¿Lograste perder peso? ¿A dónde se fue? #PreguntaSeria

*La mayoría de los alimentos que ingerimos los eliminamos a través de los pulmones

Ya nos lo dijeron en las clases de física y química de la escuela: la energía no se destruye, se transforma. Entonces, cuando perdemos peso, ¿dónde va esa energía en forma de grasa?

Esa fue la pregunta que lanzaron a 150 profesionales de la salud -entre los que había médicos, dietistas y nutricionistas- el profesor Andrew J Brown y el investigador Ruben Meerman, de la Universidad de South Wales, en Sydney, Australia.

Y la respuesta que recibieron les sorprendió de forma nada satisfactoria.

El 98% de los encuestados dio una respuesta equivocada. Es decir, solo tres de los 150 expertos supieron contestar correctamente.

La mayoría se inclinó por decir que los kilos que perdemos se transforman en otro tipo de energía: el calor. Esto es físicamente imposible, explican los investigadores, porque viola las leyes de conservación de la materia.

Los doctores se mostraron sorprendidos de que, a pesar de que la obesidad es un tema importante en materia de salud, muy pocos profesionales sanitarios respondieron correctamente.

Otros contestaron que la grasa se convierte en músculo, algo también imposible aseguran, y alguno dijo que la eliminamos en forma de heces cuando vamos al baño.

Pero nada más lejos de la realidad.

Dada la “sorprendente ignorancia y confusión sobre el proceso metabólico de la pérdida de peso “, ambos científicos especializados en procesos biomoleculares y biotecnología hicieron pública la anécdota y la verdadera respuesta en el British Medical Journal: Exhalación,

Y es que la grasa que eliminamos se convierte en dióxido de carbono y en agua . El CO2 se exhala y el agua pasa al sistema circulatorio hasta que lo eliminamos en forma de orina y sudor.

De hecho, casi todo lo que comemos vuelve a salir a través de nuestros pulmones. Los expertos aseguran que todos los carbohidratos y casi toda la grasa que consumimos se convierten en CO2 y H2O. También el alcohol.

Ocurre lo mismo con las proteínas, aunque algunas se convierten en urea y otros sólidos que eliminamos a través de la orina y el sudor.

El único tipo de alimento que llega a nuestro colon intacto y es eliminado cuando vamos al baño es la fibra alimentaria que contienen comestibles como el maíz, el trigo y otro tipo de granos.

Si la grasa se elimina a través de los pulmones ¿lograremos entonces deshacernos de esos kilos de más incrementando nuestras respiraciones?

No, advierten los doctores Meerman y Brown que recuerdan que hiperventilar puede producirnos mareos e incluso dejarnos inconscientes.

Así que la única manera sana de perder la grasa que nos sobra es, por un lado, reduciendo las calorías que ingerimos y, por otro, incrementando conscientemente la cantidad de dióxido de carbono moviendo los músculos incrementado nuestra actividad física.

Así que no hay una manera tan fácil como respirar para perder peso, sino más bien la receta tradicional: crear una deficiencia calórica gastando más calorías de las que se ingieren.

Anuncios

#TecnoPO Crean sistema que “ve” a través de las paredes: RF-Pose

A través del sistema RF-Pose, que puede instalarse en dispositivos inalámbricos, ya es posible “ver” las posturas y el movimiento de personas del otro lado de la pared; este sistema, asimismo, detecta el progreso de enfermedades como Parkinson y esclerosis múltiple (EM).

El RF-Pose fue desarrollado por el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Usa inteligencia artificial (AI) para enseñar a los dispositivos inalámbricos a ver las posturas y el movimiento de las personas.

Los científicos usan una red neuronal que analiza las señales de radio que rebotan en los cuerpos de las personas. Luego, la red crea una figura dinámica que camina, se sienta y mueve sus extremidades al tiempo que lo hacen las personas detrás de la pared.

Enfermedades que puede detectar el ‘RF-POSE’

El equipo de investigadores asegura que el sistema podría usarse para monitorear enfermedades como el Parkinson y la esclerosis múltiple (EM). Esto debido a que el sistema detecta el progreso de la enfermedad. Con esta información, los médicos podrían ajustar el tratamiento de fármacos según el avance de la enfermedad.

También podría ayudar a las personas mayores a vivir de manera más independiente mientras que se le monitorea a distancia. Esto le permitiría al equipo médico atender de inmediato las caídas, lesiones y cambios en sus patrones de actividad.

Una vez el sistema capta la información, recopila los datos para luego cifrarlos y conservarlos para utilizarlos en futuras investigaciones.

Además del cuidado de la salud, el equipo dice que ‘RF-Pose’ podría utilizarse en una nueva clase de videojuegos. Allí los jugadores se pueden mover por la casa, o incluso en misiones de búsqueda y rescate para ayudar a localizar a otros personajes.

Seguramente no tardará mucho para que el sistema del RF-Pose se vea involucrado con tecnologías relativas a la seguridad y armamentistas.

En la brecha de Guerrero, la costa se deforma: investigador #Sismos

En la brecha sísmica de Guerrero, científicos han observado que la costa se deforma; se levanta un poco y luego vuelve a hundirse dos o tres metros aproximadamente, informó el doctor Luca Ferrari Pedraglio, investigador titular del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Pero aunque no hayan ocurrido terremotos en la zona, sí se han presentado “sismo lentos”, mismos que son imperceptibles porque se desarrollan durante meses en lugar de segundos, dijo.

LUCA FERRARI

¿Fluidos atrapados en la brecha sísmica de Guerrero?

“Este proceso es muy conocido, sin embargo, en la investigación reciente sobre la brecha de Guerrero, está este concepto que dice que en la zona entre Zihuatanejo y Acapulco no ha habido un terremoto grande en los últimos cien años, desde que existe registro instrumental de la sismicidad en México”, explicó Luca Ferrari.

A lo largo de todo este límite de placas, desde Jalisco hasta Chiapas, han ocurrido grandes terremotos que afectan más de cien kilómetros, el de 1985 es uno de los más recordados.

La teoría está en que ahí ocurrirá el próximo gran terremoto y el riesgo para la Ciudad de México es muy alto, pues la distancia entre ambos puntos es 150 kilómetros menor a la del epicentro del sismo de 1985 —que tuvo lugar en Michoacán—, de tal manera que si ocurriera un terremoto de magnitud 8, los efectos de las sacudidas podrían ser tres veces mayores que en ese año.

“La cuestión es que en los últimos años en la zona de la brecha sísmica de Guerrero no ocurren terremotos grandes pero sí hay movimientos pequeños, además ocurren fenómenos conocidos como sismos lentos, los cuales no sentimos porque suceden en cuestión de meses en lugar de segundos”.

En esta zona, el especialista confirmó que con instrumentos de GPS han podido ver que prácticamente la costa se deforma, esta se levanta un poco y luego vuelve a hundirse dos o tres metros aproximadamente.

De acuerdo con el investigador, este tipo de acontecimientos puede ser explicado con un modelo teórico que describe la acumulación de fluidos magmáticos como consecuencia de la formación de una capa impermeable en la corteza inferior y que actúa como un cuerpo para atrapar fluidos y sobrepresurizar la interfaz de la placa, lo que ha generado una región de deslizamiento transitoria que permite que los eventos de deslizamiento lento invadan esta zona sismogénica.

“Digamos que en la zona de contacto entre dos placas, la placa que está arriba tiene rocas que pueden sellar los fluidos. Entonces estos fluidos se quedan entre la placa que subduce —la placa de Cocos— y la placa superior, así lubrican esta zona impidiendo que se acumule material elástico, eso explicaría la brecha sísmica de Guerrero”, detalló.

El especialista señaló que el conocimiento sobre el movimiento de las capas tectónicas permitirá crear estrategias y modelos que beneficien a la sociedad en caso de sismos y erupciones volcánicas y así lograr la menor cantidad de vidas humanas perdidas en momentos de catástrofes naturales.

Con información de la Agencia Conacyt.

Falleció el físico Stephen Hawking

El destacado científico revolucionó las teorías de la física sobre el cosmos y fue especialmente famoso por su trabajo sobre los agujeros negros en el universo

REINO UNIDO, marzo 13 del 2017.- Stephen Hawking, el connotado físico británico, falleció hoy miércoles a los 76 años, según informó su familia.

Con su partida, se va uno de los científicos más prestigiosos y uno de los divulgadores más populares de las últimas décadas.

Hawking nació el 8 de enero de 1942 en Oxford, en Reino Unido, estaba considerado como uno de los científicos más influyentes desde Albert Einstein, no sólo por sus decisivas aportaciones al progreso científico, sino también por su constante preocupación por acercar la ciencia al público y su coraje frente la enfermedad degenerativa que padecía y que le postró en una silla de ruedas.

“Fue un gran científico y un hombre extraordinario, cuyo trabajo y legado vivirá por muchos años”, dijeron sus hijos Lucy, Robert y Tim en un comunicado.

La teoría de Hawking fue contracorriente a la creencia científica contemporánea que asegura que cualquier tipo de energía o materia que ingresa en los agujeros negros queda atrapada. El físico siempre aseguró que estos cuerpos oscuros del cosmos emiten radiación, algo que en la comunidad científica ahora se conoce como la radiación de Hawking.

STEPHEN HAWKING

Hawking necesitaba un sintetizado electrónico para poder hablar.

 

Para desplazarse, usaba su silla, que controlada con el movimiento de cabeza y ojos.

Hijo de un biólogo que decidió sacar a su familia de Londres para ponerlos a salvo de los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, Hawking creció en la ciudad de St Albans.

Como estudiante, no tardó en demostrar su valía. Se graduó con honores en Física en Oxford y más tarde obtuvo un posgrado en Cosmología en Cambridge.

Al joven Hawking le gustaba montar a caballo y el remo.

Pero a los 21 años todo cambió. Comenzó a notar que sus movimientos eran cada vez más torpes y se le diagnosticó Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad motoneuronal.

Por aquel entonces planeaba la boda con Jane Wilde, su primera esposa.

Los médicos vaticinaron que no viviría más allá de dos años.

“El compromiso me salvó la vida. Me dio una razón para vivir”, contó él años más tarde.

La pareja tuvo tres hijos.

Hawking desafió todos los pronósticos y la enfermedad avanzó más lentamente de lo previsto, pero con los años acabó dejándolo con movimiento sólo en dos dedos y algunos músculos faciales.

Esto no impidió que siguiera trabajando en sus teorías y difundiéndolas por medio de libros y eventos públicos.

En 1988 había completado su Breve Historia del Tiempo, que con más de 10 millones de copias vendidas en todo el mundo se convirtió en un éxito absoluto.

Había demostrado que la pasión a la que dedicó toda su vida, estudiar las leyes que gobiernan el Universo, también podía ser atractiva para el gran público.

Una de sus afirmaciones más osadas fue la de considerar que la Teoría General de la Relatividad formulada por Einstein implicaba que el espacio y el tiempo tuvieron un principio en el Big Bang y que tienen su fin en los agujeros negros.

En 1976, y siguiendo los enunciados de la Física cuántica, Hawking concluyó en su “Teoría de la Radiación” que los agujeros negros -esas regiones con tal fuerza de gravedad que ni la luz puede escapar de ellas- eran capaces de emitir energía y perder materia.

En 2004 desbarató su propia teoría y concluyó que los agujeros negros no lo absorben todo.

“El agujero negro sólo aparece en silueta pero luego se abre y revela información sobre lo que ha caído dentro. Eso nos permite cerciorarnos sobre el pasado y prever el futuro”, dijo el científico.

Hawking jugó un papel definitivo en la difusión de la cosmología en términos fáciles de comprender para el público general.

Consciente de que su libro había vendido mucho, pero debido a su complejidad había sido terminado por pocos, Hawking sacó una versión más breve (de la ya breve historia del tiempo) y más “legible”.

El físico británico intentó por todos los medios que la gente se acercara a los misterios del universo y en busca de este objetivo no dudo en recurrir al humor.

En una aparición en el popular programa de televisión “Los Simpsons”, el científico le advertía a Homero que le iba a robar su idea de que el universo tiene forma de rosca.

Otra muestra de su manejo de la ironía está presente en su propio sitio en internet, con anécdotas contadas por él mismo.

“Cuando tuve que dar una conferencia en Japón, me pidieron que no hiciera mención a un posible colapso del universo, porque esto podría afectar el mercado bursátil… “, escribió.

“Sin embargo, puedo asegurarle a cualquiera que esté preocupado por sus inversiones que es un poco temprano para vender: aún si el Universo llega a su fin, esto no ocurrirá hasta dentro de al menos 20 mil millones de años.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIAS