Resultado de imagen para nadia sanabia

MUJER Y PODER

Si la presión ciudadana logra que se haga justicia en el caso de la joven saxofonista, será un gran logro; pero en este caso, a la ineptitud habitual de la Fiscalía se le suman las relaciones y el poder de Vera Carrizal, cuyo dinero le ha granjeado favores y cargos en la esfera política oaxaqueña

NADIA SANABIA

Con una tasa de impunidad en homicidios dolosos de entre el 98 y 99 por ciento; y el 1.4 por ciento de posibilidades de que se resuelva un delito, la justicia en el estado es una quimera. Pero para las mujeres, Oaxaca es aún más amargo.

La entidad que gobierna Alejandro Murat cerró 2019 con 133 mujeres asesinadas, de acuerdo con la contabilidad (hasta el 30 de diciembre) de GES Mujer; mientras, la Fiscalía de Oaxaca consideró como feminicidios apenas 29, menos de la cuarta parte, según cifras oficiales con corte al 30 de noviembre.

El reciente caso de María Elena Ríos Ortiz, saxofonista rociada con ácido en Huajuapan de León el 10 de septiembre pasado, es una excepción en materia de seguimiento por parte de la Fiscalía General de Justicia local, quien se ve presionada mediáticamente para dar resultados luego de que el caso saltó a la escena nacional gracias a las redes sociales.

Y aún con la presión mediática, Juan Antonio Vera Carrizal, directamente señalado por María Elena y su familia como presunto autor intelectual no ha sido, ni siquiera, llamado a declarar; eso sí, ya tiene un amparo bajo el brazo.

Pasados cien días del ataque y coincidiendo con la época de mayor presión en medios, el fiscal oaxaqueño, Rubén Vasconcelos Méndez presentó, el pasado 26 de diciembre, a dos hombres (padre e hijo) como autores materiales del hecho. Los atacantes sólo conocían a María Elena por fotografía.

Fueron imputados por feminicidio en grado de tentativa. El delito alcanza una pena máxima de 40 años.

La familia de María Elena ha señalado desde el primer momento al empresario y político Juan Antonio Vera Carrizal como autor intelectual de los hechos, ello no ha sido suficiente para que la Fiscalía de Vasconcelos Méndez llame al empresario a declarar.

Vera y María Elena sostuvieron una relación, cuando ella la dio por terminada, el empresario la amenazó.

Aprovechando un medio de comunicación de su propiedad, Juan Vera se dijo inocente mientras insinuó que María Elena no tenía un estilo de vida “sano”.

“Si tienes un estilo diferente al normal pues qué va a pasar, vas a tener problemas”, declaró a mediados de diciembre frente a los micrófonos de su empresa.

Vera puede ser un presunto delincuente, pero es un arrogante consumado.

Quizá las palabras se le reviertan al exdiputado local porque está sucumbiendo a sus recelos: Un día después de que la FGJO presentó a los autores materiales de la agresión contra Malena,  promovió un amparo y el juez cuarto de distrito con sede en San Bartolo Coyotepec se lo concedió. Vera depositó 3 mil 500 pesos como garantía.

Enfrentarse a un probable juicio acusado de ser el autor intelectual de un intento de feminicidio y hasta 40 años de presión pueden desmontarle la soberbia a cualquiera.

Malena, quien se encuentra internada en la Ciudad de México, ya perdió un ojo y va de operación tras operación porque su piel se resiste a los injertos; mientras el hombre a quien señala de orquestar su ataque se siente seguro con el amparo y los 3 mil 500 pesos que erogó a petición de un juez como garantía.

Si la presión ciudadana logra que se haga justicia en el caso de la joven saxofonista, será un gran logro; pero en este caso, a la incapacidad habitual de la Fiscalía se le suman las relaciones y el poder de Vera Carrizal, cuyo dinero le ha granjeado favores y cargos en la esfera política.

De confirmarse ¿cómo calificar el hecho de que un hombre que se dedicó a legislar en el estado y buscó legislar a nivel federal tenga esa potencia de rabia hacia una mujer que lo rechazó? Matarla no era suficiente, el afán era destruirla física y moralmente. ¿Cómo se atrevió la joven y bella Malena a rechazarlo en toda su superioridad?

En México se desfigura, asesina y hasta se deshacen cuerpos con ácido. A pesar de ello, en el país este producto se consigue con extrema facilidad, sin que las autoridades lleven siquiera un padrón de compradores. Tampoco hay cifras de los ataques con ácido en el país.

A nivel mundial, la asociación Acid Surviviors Trust International (ASTI) registra anualmente unos mil 500 casos. ¿Quiénes atacan? En un 90 por ciento hombres. Las razones, de índole sentimental en su abrumadora mayoría.

Solo para el repaso, dejo la siguiente numeralia (cifras de enero-noviembre 2019):

Oaxaca reconoció 26 feminicidios y el homicidio de 110 mujeres más.

Fueron decapitadas, desmembradas, atropelladas, apuñaladas, calcinadas, previamente violadas… sus cuerpos se encontraron ora en estado de putrefacción, ora con mordidas, maniatadas, desnudas en Zimatlán, Zaachila, Tlacolula, Xoxo, Santa Lucía, Tuxtepec, Miahuatlán, Tlaxiaco, Juquila, Tehuantepec, Juchitán… Entre ellas, Ana. Fue asesinada a los 15 años, era estudiante. Su cadáver se encontró calcinado en Arroyo Limón, Tuxtepec.

Se denunciaron 2 mil 89 lesiones dolosas contra mujeres.

Hubo 3 mil 352 llamadas pidiendo apoyo para mujeres violentadas por su pareja y 8 mil 989 llamadas más por mujeres agredidas en su entorno familiar.

Hubo registro de 12 víctimas de trata, 52 mujeres más fueron extorsionadas, tres secuestradas.

Eso fue 2019 para las mujeres. Con todo y los “esfuerzos” que por compromiso real o ficticio muestran las dependencias involucradas y decididamente incompetentes de garantizarnos una vida libre de violencia.

*Los datos duros de la presente columna están sustentados en el Índice estatal de desempeño de  las procuradurías y fiscalías 2019, de Impunidad Cero; y las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Incompetencia y relaciones de poder ahogan a la justicia en Oaxaca. María Elena, un caso más: MUJER Y PODER.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s