Ante el conflicto por los recortes y la austeridad en el gasto general del Gobierno Federal surgió una figura que estaba frente a todos pero no había el enfoque suficiente para percatarse de sus funciones: la Oficial Mayor de Hacienda, Raquel Buenrostro.

De acuerdo con el diseño de gobierno de Andrés Manuel López Obrador ella era la única que autorizaba las compras principales de la Administración Pública. Ahora se demuestra que es pieza clave en el esquema de la Cuarta Transformación, ya que la nombró como la nueva titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), pero ¿quién es ella?

Margarita Ríos-Farjat dejó el SAT para ocupar el cargo de ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por lo que de inmediato se barajaron varios nombres para su relevo. AMLO quería que el lugar lo ocupara una mujer de toda su confianza para mantener la paridad de género en su equipo, por ello se decanto por Buenrostro.

Buenrostro: un breve perfil

Raquel Buenrostro Sánchez  es egresada de Matemáticas de la UNAM, donde se graduó con el más alto promedio de la Facultad de Ciencias, por lo que recibió la medalla Gabino Barreda; cuenta con una maestría en el Colegio de México. En sus declaraciones se muestra como una funcionaria “convencida de la austeridad, del control y eficacia de las finanzas públicas”.

Hoy en día, como la Oficial Mayor de Hacienda, es la encargada de revisar contratos y pagos del Gobierno Federal. Asegura que cuando llegaron en diciembre pasado había corrupción en todos los ámbitos de compras de gobierno, en donde el 80 por ciento estaban concentradas en el 1.5 por ciento de proveedores.

Esto hacía un Oficial Mayor

Con la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal en diciembre de 2018, desapareció la figura de Oficial Mayor de las Secretarías de Estado; en su lugar iniciaron operaciones las Unidades de Administración y Finanzas, —a cargo de Hacienda— las cuales distribuyen los recursos en cada dependencia, ahí estuvo la mano de hierro de Buenrostro que se encargó puntualmente de cuidar el uso de los recursos.

Es decir, las dependencias ya no realizaban sus propias compras, como ocurría a través de la Oficialía Mayor. Ahora lo hará directamente la Secretaría de Hacienda: el argumento principal es evitar burocracia y, sobre todo, corrupción.

Solo se establecieron tres excepciones para conservar el puesto de Oficial Mayor: la Secretaría de Defensa Nacional, de Marina y la propia Hacienda.

El poder de Raquel Buenrostro: de oficial Mayor al SAT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s