placeholder://
MUJER Y PODER
NADIA SANABIA
En promedio, cuatro millones de abortos se practican en América Latina cada año. En México, las estimaciones van de 850 mil a un millón de abortos anualmente.

En Oaxaca abortan de manera clandestina unas 9 mil mujeres en ese mismo periodo. Nueve mil asesinas por año. 

Asesinas. Así las describen aquellos que tienen la conciencia tranquila y rehacen los mandamientos a contentillo del patriarcado. 

La condena al aborto produce en quien la realiza el mismo placer que cuando habla de una violación, un feminicidio, una mujer golpeada por su pareja o familia: se lo merecían. 

El castigo y dolor que se le infringe a la mujer les provoca placer… y más hacia esas mujeres que exigen ser libres y buscan derrocar el status quo exigiendo su derecho a abortar: asesinas.

Combaten ferozmente a las mujeres libres porque las quieren castigar, no por proteger la vida. 

El aborto no es un tema que se castigue según la biblia y cualquier intento de hacerlo ver así es una forzada interpretación de quienes manejan las glesias, mismos que han demostrado a lo largo de la historia su facultad para cometer impunemente vejaciones a sus semejantes.

El quinto mandamiento es “no matarás”, no “no abortarás”. Si de un lado estuvo Jesús de Nazaret, fue del de las mujeres. Y de ello hay bastante testimonio. 

El aborto, como ya se ha dicho, es un derecho irrenunciable para las mujeres porque es piedra de toque para otras luchas, es la exigencia definitiva de quienes reclamamos el derecho absoluto y sin regateos a decidir sobre nuestro cuerpo sin que, literalmente el mundo entero, piense que tiene derecho a juzgar -por ley- determinaciones que por su magnitud disponen destinos y desmantelan perspectivas de vida.

En Oaxaca, la despenalización para la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas se celebra por las mujeres porque es un grito de guerra frente a las históricas injusticias que someten a millones vejadas con normalidad por sus familias, sus parejas, la sociedad, las instituciones, sus jefes y compañeros de trabajo.

A nivel mundial, la violencia intrafamiliar es una de las principales causas del aborto. Sí, hay mujeres que prefieren arriesgarse a morir en un aborto clandestino que tener (más) descendencia en un entorno de violencia machista aceptado por su comunidad. 

Miles dicen: “No al aborto porque es mejor prevenir, cierren las piernas, usen condón, pastillas…”.

Ahora, sabelotodos, expliquen por qué los abortos siguen sumando millones a pesar de lo fácil que es decir cómo prevenirlos. Y expongan cómo su inteligencia básica frenará el fenómeno por el que siguen satanizando exclusivamente a mujeres.

Es en el centro y en el norte del país donde las mujeres se someten a más interrupciones del embarazo, en el sur la tasa es más baja… el estudio de Guttmacher Institute y el Colegio de México hacen alusión, como vinculante al menor porcentaje de abortos en el sur, a la pobreza y el origen indígena de las mujeres en estos estados. O sea, abortan las que pueden pagar un aborto. Punto.

El fenómeno está aquí y los datos duros refieren que es un privilegio de clase. Abortan quienes tiene posibilidades de hacerlo. Un aborto clandestino cuesta entre 5 y 30 mil pesos. Las mujeres oaxaqueñas son las peor pagadas del país en un estado que, además, tiene la tasa de informalidad más alta a nivel nacional (casi el 90%).

Y si bien un embarazo no deseado resulta de una relación sexual entre un hombre y una mujer, la criminalizada es exclusivamente quien porta el útero. 

Hasta el 2018, solo se han realizado estudios serios acerca de la percepción y participación de los hombres en el aborto en Argentina, Brasil, Uruguay y Cuba… en general, los hombres mantienen una actitud criminalizadora y poco comprensiva hacia la mujer que aborta. Excepto en Cuba.

Los servicios de salud en diversos países de América Latina muestran que la actitud del personal médico es diferente cuando es capacitado y sensibilizado hacia los derechos humanos de las mujeres.

Una mujer que sabe que su cuerpo es su decisión y que el Estado le garantiza protección en lugar de estigmatizarla podrá defenderse con más certeza de la violencia, abuso y el acoso sexual en su entorno familiar, social y laboral.

Es en el centro y en el norte del país donde las mujeres se someten a más interrupciones del embarazo, en el sur la tasa es más baja… el estudio de Guttmacher Institute y el Colegio de México hacen alusión, como vinculante al menor porcentaje de abortos en el sur, a la pobreza y el origen indígena de las mujeres en estos estados.

El aborto está aquí y los datos duros refieren que es un privilegio de clase. Abortan quienes tiene posibilidades de hacerlo. Un aborto clandestino cuesta entre 5 y 30 mil pesos. Las mujeres oaxaqueñas son las peor pagadas del país en un estado que, además, tiene la tasa de informalidad más alta a nivel nacional, alrededor del 90 por ciento.

Y si bien un embarazo no deseado resulta de una relación sexual entre un hombre y una mujer, la criminalizada es exclusivamente quien porta el útero. 

Hasta el 2018, solo se han realizado estudios serios acerca de la percepción y participación de los hombres en el aborto en Argentina, Brasil, Uruguay y Cuba… en general, los hombres mantienen una actitud criminalizadora y poco comprensiva hacia la mujer que aborta. Excepto en Cuba.

Con la reforma al código penal de Oaxaca se abren otras necesidades que la administración estatal y el Estado Mexicano difícilmente podrán cumplir: el acceso a las mujeres que deseen abortar a un servicio seguro, preferentemente público o económico… Cabe mencionar que las instituciones del gobierno de Oaxaca no han acompañado ni reconocido públicamente la despenalización del aborto hasta los 12 meses de gestación, lo que, en resumidas cuentas, nos habla del nulo compromiso del gobierno priista para con las mujeres que desean interrumpir su embarazo en el estado, y que, reitero, son miles cada año. 

Anuncios

Mujer, ¿dónde están los que te acusaban?  –“Ahí siguen, Jesús…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s