馃敶 Constituci贸n y Naciones Originarias. Cipriano Flores Cruz

Constituci贸n y Naciones Originarias / Cipriano Flores Cruz

En justicia, es necesario reconocer que en el art铆culo segundo de la Constituci贸n Nacional  se reconocen los derechos fundamentales de las Naciones Originarias y que obliga al Estado  para atender sus problemas pol铆ticos, sociales y econ贸micos. La pregunta es: 驴Qu茅 o qui茅n nos impide ejercer plenamente esos derechos?  Esa es la gran pregunta.

Si el problema no est谩 en el 谩mbito de los derechos, 驴en donde est谩 el problema? A mi entender el problema est谩 en las relaciones de poder, del papel de las instituciones del Estado y del 谩mbito de la verdad.

El Estado mexicano, como asociaci贸n pol铆tica, s贸lo nos permite, en esta asociaci贸n pol铆tica, ser ciudadanos pero no  pueblos o naciones diferenciadas, componentes de la Naci贸n mexicana, este Estado nos reconoce como cultura pero no como ente pol铆tico.

65438141_438304773391565_4336096817654530048_nComo colectivos, al no ser integrantes del Estado, 茅ste, regularmente nos ve como 鈥渦n yo鈥 y como 鈥渦n ustedes鈥. El Estado nos ubica como posibles enemigos de una supuesta 鈥渦nidad nacional鈥 y de orden jur铆dico que debe ser, desde el Estado, homog茅nea. Si por alguna raz贸n se nos considera en el orden jur铆dico y pol铆tico nacional ha sido por la fuerza de las armas y de la movilizaci贸n de las naciones originarias, como por ejemplo: el movimiento zapatista.

O como recientemente nos hizo el Estado: Nos dijo 鈥渧oy a poner una ventanilla para que los atiendan y nombrar茅 a alguno de ustedes para que vean lo generoso que soy鈥. Estableci贸 una oficina del Estado para nuestra atenci贸n llamado Instituto Nacional de Pueblos Ind铆genas (INPI), y nombr贸 a un ciudadano perteneciente a la naci贸n mixe. Estableci贸 la oficina como quiso, le otorg贸 funciones, para simular organiz贸 una supuesta consulta, luego nos dijo: 鈥渆sta es mi representaci贸n de Estado y ustedes como leales vasallos tienen que atender esta oficina que har谩 todo para su bien鈥.

Muchos hermanos acostumbrados a la benevolencia del Estado dijeron: 鈥渜u茅 bueno es usted se帽or Presidente鈥 hasta le entregaron 鈥渓a Vara de Mando鈥 en se帽al de gracia y respeto, como en la Colonia pues. De nuevo tratados como s煤bditos del Estado y no como su parte.

Si el Estado nos hubiera hecho participar como su parte org谩nica, seguramente se hubiera establecido una Asamblea Nacional de las Naciones Originarias integrado por representantes de cada una de las naciones, y constituir el Instituto Nacional de las Naciones Originarias, determinar sus atribuciones con base en su autodeterminaci贸n, nombrar a su Director General, quien debe rendir cuentas a la Asamblea, ser consultados para las acciones del gobierno en los aspectos fundamentales en la materia y la misma Asamblea ser铆a la encargada de organizar las consultas.

Desde esta Asamblea Nacional se podr铆a determinar la nueva relaci贸n de las Naciones Originarias con el poder pol铆tico, con las instituciones como lo son el Congreso de los Diputados y Senadores as铆 como con las entidades federativas y municipios, con los partidos pol铆ticos.

Seguramente esta Asamblea Nacional de las Naciones Originarias ya hubiese planteado nuestros grandes problemas y reivindicaciones, tales como: nuestra representaci贸n en las c谩maras de Diputados y Senadores, as铆 como en todos los Estados de la Federaci贸n en donde existan Naciones Originarias, as铆 como nuestra representaci贸n en los municipios que eligen su autoridad por partidos pol铆ticos y reconocer los municipios de Usos y Costumbres del pa铆s.

Tambi茅n ya se hubiera planteado una pol铆tica elaborada por la propia Asamblea para consolidar nuestra autodeterminaci贸n, nuestra libertad para caminar por senderos propios y con nuestras visiones de comunalidad y de respeto a la naturaleza.

Lograr de una vez y para siempre el manejo de nuestros territorios para cuidarlos y hacerlos producir de acuerdo a los principios de la Comunalidad. Determinar nuestro propio modelo de educaci贸n, en nuestras lenguas, principios y valores. Superar ya nuestra condici贸n de pobreza y miseria con nuestras propias herramientas y medios y superar el asistencialismo del Estado.

Seguramente la Asamblea ser铆a muy creativa en todas aquellas acciones que conciernen a nuestras Naciones. En este sentido, se habr谩 acabado para siempre la relaci贸n de subordinaci贸n hacia el poder nacional y empezar una nueva de libertad, dignidad. Entonces el Estado mexicano ser铆a nuestro Estado, nuestra Naci贸n plurinacional, y hombro con hombro construir una patria regenerada, justa, republicana y democr谩tica.

Creo en la sensibilidad del Presidente Andr茅s Manuel L贸pez Obrador para hacer historia con nosotros. En las antiguas Transformaciones hemos sido los soldados, los que hemos ganado las batallas, pusimos los muertos En la Cuarta Transformaci贸n queremos ir en la regeneraci贸n de M茅xico, al lado, codo con codo, olv铆dense de oficinas y de programas para aliviar nuestra condici贸n, queremos tomar nuestro destino en nuestras manos, 驴es mucho pedir?

A煤n es tiempo, podemos hacerlo,  nuestros diputados deber谩n  tomar en serio la gran oportunidad  que tienen para hacer historia, h谩gase una reforma constitucional desde la perspectiva del poder, ser谩 un paso trascendental por el bien de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Conectando a %s