Los recuerdos que dejó Tuñón… y el primer round de Salcedo

Mujer y Poder

Los recuerdos que dejó Tuñón… y el primer round de Salcedo

La corrupción e incompetencia del coahuilense José Tuñón, exsecretario de seguridad pública de Oaxaca, dejó generosos problemas para su sucesor nayarita Ernesto Salcedo; quien además arrastra la sombra trágica del operativo Nochixtlán, donde los gobiernos de Gabino Cué y Enrique Peña Nieto ostentaron las consecuencias sangrientas de su torpeza

NADIA SANABIA

La caída más prevista del gabinete muratista se confirmó en medio de una balacera que dejó dos muertos y por lo menos una docena de heridos, producto de los vetustos y mafiosos conflictos del transporte en la ciudad de Oaxaca el martes pasado.

Después de meses de especulaciones que debilitaron la imagen del gobernador, Alejandro Murat, el vilipendiado secretario de Seguridad Pública de Oaxaca, José Raymundo Tuñón Jáuregui, dejó oficialmente la responsabilidad de esa dependencia este 25 de junio.

El pueblo oaxaqueño padeció 936 días a Tuñón como secretario mientras él administró durante dos años y medio, un presupuesto superior a los 3 mil millones de pesos sin otorgar resultados convincentes.

Además de la sangrienta numeralia que acompañó su derrumbe (alrededor de 2 mil 800 homicidios y más de 95 mil delitos denunciados) a Tuñón se le recordará por la impunidad con la que grupos se enfrentaron a balazos en la Central de Abastos, su zona circundante; y, justo el día de su renuncia, en Viguera.

Asimismo, por su incapacidad para comunicar sin soberbia, por sus respuestas agresivas en lugar de informativas, por los desplantes a otros miembros del Gabinete, por el convoy de policías a su cargo que robaban ranchos y quienes, después de una breve detención fueron liberados para seguir en servicio.

También por la desconfianza que le provocaba a miembros del Ejército; por la ola de asesinatos a plena luz del día en las calles del centro de Oaxaca capital, por los racimos de homicidios múltiples en la Cuenca, por los manojos de miembros corporales tirados en Istmo y Cuenca… por la inexistente energía para brindar protección y seguridad a las mujeres.

Y, como anécdotas, los reclamos de su ex esposa en redes sociales imputándole una libertina conducta primero y abuso de poder, después; así como la presunta desobediencia hacia Alejandro Murat.

Pero si bien las quejas públicas de su ex esposa en redes sociales pueden resultar anecdóticas, exhibieron un vacío que nuevamente victimiza a medios de comunicación y, doblemente, a las mujeres en los medios.

El secretario, a través de sus trolles, respondía procaz a su ex pareja; e inmerso en esa insolente dinámica, violentó a comunicadores; pero con las mujeres fue especialmente misógino. Todo ello, al amparo del poder del gobierno estatal, no se puede interpretar de otra manera.

El detalle de enumeraciones es mínimo enfrentado al rosario de las conductas ineptas del ex secretario; con todo ello, permanecía inamovible hasta el 25 de junio pasado.

Salcedo, el nayarita. Espía Cisen, estratega de Nochixtlán y hoy, secretario de Seguridad

Junio es violento en Oaxaca. Y es un mes, donde las fuerzas policiacas han demostrado que dominan ampliamente los prototipos de la incompetencia.

Hace 13 años, fracasaron contundentemente frente a las experimentadas técnicas de lucha de las organizaciones oaxaqueñas, lideradas por la Sección 22 del SNTE.

Hace tres años, repitieron el ridículo internacional de cara a grupos populares pertrechados tras el manto tan intocable como impune de la masa magisterial, que canoniza cualquier delito bautizándolo como acciones de reinvindicación social.

En ambos eventos, organizaciones y sindicato de maestros mantuvieron amplios financiamientos, apoyo fáctico oficial y experimentada manipulación de sus huestes.

Sus rivales gubernamentales, exactamente lo contrario.

Los primeros se apropiaron del slogan “pueblo de Oaxaca”; los segundos naufragaron como siempre en la torpeza y así se exhibieron.

No es de extrañar, por lo tanto, que en ambos casos hayan ganado la batalla mediática quienes se autonombraron como “el pueblo” ante el rechazo apático del Oaxaca real.

El 19 de junio del 2016, siete oaxaqueños fueron asesinados en Nochixtlán. La responsabilidad se atribuyó al fallido operativo que fuerzas federales y estatales realizaron para liberar la carretera federal que se encontraba tomada hacia semanas.

Derivado de la pésima estrategia, se enfrentaron organizaciones y fuerzas policiales.

Las imágenes de soldados disparando a civiles que respondían con piedras, palos y bombas molotov dieron la vuelta al mundo; los civiles con armas de fuego lograron esconderse de las cámaras y prevaleció la versión del Estado represor, apoyada por un Estado eminentemente inepto para posicionar su versión.

Raúl Ernesto Salcedo Rosales era en ese entonces delegado del Cisen en Oaxaca y fue parte de la planeación para el operativo que terminó en tragedia el 19 de junio del 2016: siete muertos, 559 heridos.

Ayer, la Comisión de Víctimas de Nochixtlán (Covic) le reclamó al gobernador Alejandro Murat “premiar” a Salcedo con la SSPO. Y le pidió al nuevo secretario comparecer ante un Ministerio Público por dichos asesinatos.

Veremos cómo encara Ernesto Salcedo los cuestionamientos de Covic y el reto de la Seguridad Pública en Oaxaca.

FILO

Evangelistas llevarán cartilla moral del Gobierno Federal a mexicanos. Y hay quien lo celebra.

La Real Academia de la Lengua Española define a los imbéciles como: tontos, faltos de inteligencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s