Nosotros, los hipócritas: ¡Bienvenida, caravana migrante!

@NADIASANABIA

La hipocresía y la Caravana Migrante

¿Pedir que se cumpla la ley en el caso de los miles de migrantes que entraron a México vía la caravana cuando acusamos racismo de Donald Trump? Por supuesto, y las posturas no son contradictorias porque no se le exige al presidente estadounidense que violente la constitución de Estados Unidos y abra sus fronteras para recibir a indocumentados sin conocer sus antecedentes, sino que trate con humanidad a los indocumentados que se encuentran trabajando y produciendo en territorio estadounidense.

Y si debe deportarlos, porque así lo mandatan sus leyes, que lo haga con apego a protocolos de derechos humanos.

¿Que los mexicanos debemos estar de acuerdo con abrir nuestra frontera sin cuestionamientos, violentar nuestras leyes, permitir el paso a miles sin saber quiénes son, cuáles son sus antecedentes y objetivos, sin verificar si está en proceso el delito de tráfico de personas por parte de los organizadores o si definitivamente hay delincuencia organizada, permitir que grupos nos usen para propósitos poco claros?

¿Pero por qué no, si esto es México?

No cumplir leyes, la corrupción, la manipulación de las masas empujándolas al sentimentalismo, la debilidad institucional, la impunidad… todo eso es el estilo mexicano: somos “La rosa de Guadalupe” y la votación por el mesías que, por tener mucho de Dios, hará renacer al país.

También por hipocresía: Se ve mal que no estés del lado del desprotegido. Se ve mal no apoyar a quienes dicen estar del lado de los débiles. Se ve mal criticar a Trump y no aceptar a los migrantes (no, no es doble moral). Se ve mal no dejarse manipular ni someterse a la autoridad moral de la miseria porque igualmente tu eres culpable, al ser parte del régimen…  ¿no ves que esos migrantes son víctimas de las históricas injusticias del sistema que a ti te ha tratado mejor?

Se ve mal analizar. Se ve mal pensar.

El miedo es ignorancia, eres un xenófobo. Abre la puerta de tu casa a todos. Abre tus fronteras. No tengas miedo porque entonces eres un maldito además de un ignorante.

Hay que simplificar para ganar.

“México debe ser ejemplo para tratar a los migrantes. México debe apoyarlos”… se lee por todos lados.

Pero, ¿con qué recursos, ya no económicos sino institucionales cuenta México para hacerlo, con la evidente debilidad que tiene?

Además de muchas más, la diferencia entre México y Estados Unidos es la impunidad que persiste en la procuración de justicia.

Quienes pugnan para que los mexicanos seamos un ejemplo deben exigir lo mismo para nuestras verdaderamente graves crisis locales, como la migración interna por pobreza, la discriminación que deriva de ella, el despojo a los pueblos indígenas, la falta de equidad en educación, etcétera.

Para tragarse que los mexicanos que cuestionan la caravana son xenófobos, se debería vivir bajo una piedra y no saber cómo operan los cárteles en la frontera sur; y también pasar por alto que México es un país básicamente corrupto donde mexicanos y migrantes son víctimas de delincuentes locales y extranjeros.

En estos momentos hay un delito consumándose porque la caravana fue planificada y organizada con el fin oficial de cruzar ilegalmente las fronteras.

Caravana, para fortalecer a grupo político y debilitar a un Presidente

Los organizadores (hondureños, guatemaltecos, mexicanos y de otras nacionalidades), las mentes detrás de la caravana tienen mucho que explicar y responsabilidades específicas porque fueron ellos quienes pusieron en riesgo a miles… ¿las razones? Primero políticas, pero ¿cómo descartar apetitos económicos de grupos delictivos ante la oportunidad?

La invitación para unirse a la carava migrante circuló en las redes sociales de Honduras a principios de octubre; el diseño tenía el dibujo de un migrante solitario frente a un fondo rojo brillante.

“… los convocantes le agregaron un toque más político a este volante, pues en él culparon al gobierno de derecha en Honduras por el éxodo: ‘No nos vamos porque queremos. Nos expulsan la violencia y la pobreza’…”

Los vínculos políticos, claros

En Honduras, se celebraron elecciones en noviembre pasado. Ganó en reelección Juan Rolando Hernández, perdió Salvador Nasralla; Nasralla contó con el apoyo del ex presidente hondureño, Manuel Zelaya.

Nasralla acusó fraude electoral. Hubo protestas por parte de sus seguidores y se documentó excesivo uso de la fuerza, con un saldo por lo menos de 33 muertos –según organizaciones no gubernamentales–. También hubo protestas callejeras, toque de queda, barricadas y saqueos a comercios en las protestas.

Bartolo Fuentes, uno de los organizadores y convocantes de la caravana, ha trabajado muchos años con la comunidad migrantes y está vinculado con el ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

Así, la caravana tiene hedor a financiamiento político para impulsar al grupo de Nasralla en un primer momento; hay incluso declaraciones en ese sentido, como la que consigna The New York Times:

“ (…) En Tegucigalpa, un miembro prominente de la oposición fue a la Embajada de México y amenazó con enviar varias caravanas si la situación en Honduras no cambiaba, de acuerdo con dos funcionarios mexicanos de alto nivel”.

Mientras el diputado opositor Luis Redondo publicó en su Facebook referente a la Caravana:

“Esta vez será tan grande que cuando la vean andando deberán preguntarse de dónde salen y quiénes son los responsables de que salgan tantas personas de Honduras (…) Es consecuencia de la corrupción, inseguridad, impunidad; los responsables son los corruptos y los corruptores del Partido Nacional”, partido al que pertenece el Presidente Juan Rolando Hernández.

Políticamente, la caravana ayudó a Trump y los republicanos, porque el discurso antiinmigrante vende previo a las elecciones legislativas que tendrán lugar el próximo 6 de noviembre… y el norteamericano lo está explotando como él sabe hacerlo.

La caravana también es una oportunidad para los grupos criminales, quienes tienen la oportunidad perfecta para traficar personas (y cualquier cosa que seres humanos puedan transportar), con la protección de la mayoría.

Tendremos que esperar a que Estados Unidos decida si informa o no quiénes son los organizadores y delincuentes infiltrados en la caravana, así como sus fines (funcionarios de EU ya declararon que Venezuela está financiando la caravana, que vienen en ella ciudadanos de oriente medio y que hay grupos criminales inmersos).

Del gobierno mexicano, francamente no se espera que sepan nada… 14 días después de iniciada la caravana, el secretario de Gobernación mexicano informó que se habían detectado a delincuentes al interior de ésta.

El presidente de Honduras anunció que ese país judializará a los responsables de organizar y dirigir el éxodo; y que hay la intención de conformar un equipo internacional para hacerle frente, en este sentido, Hernández ya envió una comitiva a Washington.

Sí, la Caravana Migrante es un peligro porque no sabemos sus fines reales y el gobierno mexicano no tiene la capacidad de investigar ni contener lo que ésta representa.

Son miles de migrantes a quienes los organizadores expusieron para conseguir fines y ganancias que solo ellos conocen.

Por su magnitud, la Caravana puede resultar incontrolable; no existe un registro de quiénes van en ella… mínimo, para que no sean víctimas en el camino del crimen organizado y nadie se dé por enterado.

Ningún mexicano debe sentir vergüenza por cuestionar la caravana. Es obligatorio hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s